Chirimoyas y hedonismo

Posted on Actualizado enn

Quienes me conocen saben que mi cabeza hace extrañas asociaciones. Cosas aparentemente sin relación cobran de repente sentido para mí.

El otro día fui consciente de que hay personas que tienen “problemas” con las pepitas de las chirimoyas, sí, chirimoyas. No tengo conocimiento empírico, porque no soy consciente de haberlas comido nunca, aunque descuidad, lo soluciono en cuanto llegue a casa que tengo una para comprobar el grado de dificultad de comer chirimoyas con pepitas, y, en su caso, dar la razón a quién me ha hecho reparar en esto.

Quitar las pepitas a la fruta no es natural, nos pongamos como nos pongamos. Si vienen con pepitas es que son así, y lo aceptamos, lástima, es más incómoda y a veces hay que quitarlas, y hay menos fruta, qué le vamos a hacer. Es cierto que ya hay fruta sin pepitas, pero una sandía sin pepitas no es una sandía, es una sandía sin pepitas.

La razón por la que hoy vengo con esto, que no es más que una anécdota, es porque me hizo plantearme nuestra tendencia a lo fácil, a buscar siempre el placer inmediato y sin obstáculos[1].

Por falta de tiempo, por comodidad, por la facilidad para acceder a casi todo, o por un poco de cada, nuestra actual forma de vida se ha vuelto “fácil”. ¿Os habéis fijado alguna vez en la cantidad de cosas fáciles que nos “prometen?, ¿y en las cosas “sin esfuerzo”?. Mis favoritas de éstas son las de ponerse en forma o aprender un idioma… como si una u otra pudieran hacerse sin esfuerzo…  porque queridos, si aún pensáis que podéis poneros en forma o aprender chino de forma fácil y sin esfuerzo, aceptadlo, no lo vais a conseguir. Es duro darse cuenta de las cosas, pero estamos seguros de que lo podréis superar.

Pero siendo todos conscientes, porque en el fondo lo somos, que lo fácil tampoco merece la pena, lo aceptamos, porque queremos resultados inmediatos y sin esfuerzo. Queremos cosas rápidas y fáciles, sí, lo estoy criticando, pero yo también quiero cosas así, al menos muchas veces, ¡¿quién no?!

Queremos información inmediata, aprender sin estudiar, llegar sin buscar, lograr sin esforzarnos. Todos, en el fondo, queremos chirimoyas sin pepitas, porque nos gusta la fruta, pero no pequeños impedimentos para disfrutarla.


[1] Vaya por delante que aunque haya sido mi “fuente de inspiración” nada tiene que ver quién me sugirió el tema con una búsqueda constante del placer rechazando el esfuerzo, es justo lo contrario, alguien que conoce no sólo el placer que proporciona el esfuerzo, sino que sabe valorar esos pequeños avances que siempre van anejos a las metas complicadas.

Anuncios

Luftballons

Posted on Actualizado enn

En 2008, poco antes de las elecciones generales de aquel año nació Democracia Responsable (DR). Durante casi 4 años fue un pequeño espacio que me permitió, además, conocer a gente extraordinaria.

Dejé de escribir, pero nunca lo cerré, sólo lo silencié.

Hace ya un tiempo que muchos me habéis oído decir que quería volver, no con algo igual que DR, porque volverá, pero sí quería otro pequeño espacio; porque, francamente, y por muchas razones, lo echaba muchísimo de menos.

Hace sólo unos días comenté con algunas personas que estaba pensando volver a abrir un blog. Mi “problema” era no tener exactamente claro cómo o qué, incluso sobre qué escribir. En realidad lo sabía, pero no cómo dar forma a lo que tengo ahora en mente. Una de esas personas a las que se lo comenté me dijo, escribe (GRACIAS!!!) . Dos días más tarde, en el momento más inesperado, me vino una canción a la cabeza, y Luftballons acababa de nacer.

¿Por qué Luftballons?. Poco tiene que ver con la canción, o no. Ya me conocéis.

Adelanto ya que no va a haber un único “tema”, pero sí una única temática, porque, como en la canción, la paranoia y la falta de criterio nos conducen al sinsentido, a la falta de pensamiento crítico, al absurdo en más ocasiones de las que nosotros mismos somos conscientes. Ése es el punto en común sobre el que traeremos libros, citas, personajes, música e incluso deporte.

Como lo fue (es) DR, que nadie espere más que un pequeño sitio en el que cuento lo que veo, lo que pienso. Este sitio es sólo mi espacio, un sitio en el que plasmo cosas que me gustan, me motiva, me inspiran, en definitiva, que me hacen y me han hecho como soy.

Dicho esto, lo que entendáis vosotros de lo que hay aquí es cosa vuestra. Ya me conocéis, o no, tampoco es necesario. En mis entradas pondrá lo que ponga, se entienda o no. Y y ya adelanto que a veces, seguro, quizás no tenga sentido… qué vamos a hacer, pero lo tendrá para mí, al fin y al cabo, es mi casa y con eso vale ¿recordáis, no?

Dicho esto, a los que ya nos conocíamos, un placer reencontrarnos; a los nuevos y a los que están por venir, espero veros por aquí y leeros, por supuesto. A todos, bienvenidos.

Comenzamos

P.S. La canción, para los que no la conozcan, tiene también una versión en inglés

En construcción

Posted on

El 1 de octubre os cuento y comenzamos. Os espero a todos.