totalitarismo

Una lluvia violenta y salvaje (Revólver)

Posted on Actualizado enn

Ayer se cumplían 19 años de un secuestro agónico que nos mantuvo en vilo unas eternas 48 horas. Un secuestro y posterior asesinato no menos terrible que otros muchos con los que el terrorismo pretendía minar nuestra libertad, pero un secuestro y posterior asesinato que supuso un cambio en nuestra sociedad. O en gran parte de ella.

El terrorismo, sea del tipo que sea sólo persigue amedrentrarnos y el espíritu de Ermua nos enseñó que frente a la barbarie, frente al reloj que corre en contra, frente a la angustia de una pistola en la sien y un asesino que con la mayor frialdad no dudará una vez más en apretar el gatillo no cabe otra opción que mantenerse firmes, apretar los dientes y seguir luchando por el único bien que no podrán nunca quitarnos: la libertad.

Fue una lluvia violenta y salvaje, pero nos dio fuerzas para seguir luchando.

 

 

 

 

Anuncios

Feliz día del feminazismo

Posted on

Queridos todos,

Feliz día del feminazismo.

No era el post pensado para hoy, pero vistas las RRSS a estas horas, reconozco que es difícil resistirse. Y puestos en esta situación, es un día tan perfecto como cualquier otro para poner negro sobre blanco algunas cuestiones:

1. Quiero ser libre, y que sea sólo yo la que decida lo que me atañe.

2. Acepto, y me gusta, la diferencia natural que existe entre todos los individuos. Y precisamente por ello, y asumiendo siempre que no existen dos individuos absolutamente iguales, quiero ser tratada igual que cualquier otro, sin que mi sexo (que no género!) o religión suponga una diferencia, en positivo o negativo.

3. Rechazo todo tipo de cuotas, por discriminatorias. Me considero tan (o tan poco valiosa) como cualquier otro y todo lo que logre en la vida quiero hacerlo con mi esfuerzo y mi trabajo, y no porque alguien ha decidido que mi sexo (que no mi género!) se merece ser cuidado.

4. Rechazo la creencia (sí, creencia) de que cualquier situación en la que una mujer no alcanza “lo mismo” que un hombre es porque está discriminada.

5. No necesito que los burócratas antidemocráticos de las NNUU me dediquen días ni que los parásitos de los sindicatos me hagan manifiestos, ni las fuerzas de la izquierda amenacen con protegerme.

Sin extenderme más: no quiero, en definitiva, ser tratada absolutamente igual que cualquier otro ciudadano, hombre o mujer, porque no lo somos. Quiero ser tratada en función de lo que hago y lo que consigo, sea mucho o poco. Quiero que sean el esfuerzo y el trabajo los que definan mi posición social, salga bien o salga mal. Y no quiero que mi sexo (que no mi género!) sirva para establecer nuevos parámetros discriminatorios.

Feliz día de la discriminación positiva, pero discriminación, de la mujer.

Auschwitz, 70 aniversario del fin del horror

Posted on Actualizado enn

Hoy se cumple el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz por el Ejército Rojo.

Fue construido en torno a 1940, ya como campo de exterminio, y durante 5 años* fue la máxima expresión de la barbarie. Son muchos los que han dado testimonio del infierno que albergaban sus muros. No fue el único, pero sí donde el salvajismo, la brutalidad, la crueldad y la bestialidad del ser humano se hizo más patente.

No conozco Auschwitz, y no sé si lo visitaré algún día, pero sí conozco Mauthaussen. Como prueba del horror de lo que se vivió en ellos me es suficiente. La verdad es que lo visité “de casualidad”. Al principio entré con curiosidad, pero se me pasó a los 5 minutos. Soy absolutamente incapaz de describir lo que sentía.

Una mezcla de tristeza, rabia, indignación, miedo, frustración se entremezclaban en un lugar impregnado por las vidas de todos los que allí estuvieron. No puedo describirlo, es de esas cosas que, si te aguanta el estómago, tienes que sentir tú.

Absolutamente en todos sus rincones quedaba algo de los que allí pasaron, y se nota, se nota muchísimo. Intentar recrear en tu mente lo que allí ocurría es incluso una tortura estando en tal cruel escenario. Cada estancia era casi peor que la anterior, y según avanzabas y bajabas a las cámaras, aquello empeoraba aún más. Era tremendamente asfixiante.

Reconozco que tras la visita no me quedó ninguna gana de volver a entrar en ninguno, ya tenía mi propia idea de lo que había sido. Un año después, alguien me dijo que si le acompañaba a Dachau. No lo hice, no podía, no me avergüenza reconocerlo.

La brutalidad del régimen Nazi no ha sido la única que ha asolado (o asola) Europa en el último siglo, aún menos el mundo, pero no por eso hemos negar que existió ni dejar de conocerla. No puedo más que coincidir con que la única forma de no repetir la historia es conociéndola, aún más en un caso como éste. Me cuesta pensar que alguien que conozca esto es capaz de repetirlo, dicho lo cual, tampoco voy a manifestar una fe inquebrantable en la especie humana, me equivocaré seguro.

Tengo que reconocer que en esto, y en alguna cosa más, admiro a los alemanes (y a todas las Naciones que no se avergüenzan de sí mismas). Conscientes de la barbaridad hacen pedagogía, que no proselitismo, para que esto no se repita. En Berlín, por ejemplo, se pueden ver fotografías y documentos recuperados de los campos de concentración y exterminio. Estremece igualmente, pero también diré que no impacta igual que verlo in situ. Con todo, no dirigen el pensamiento, te muestran el dato, tú sacas las conclusiones.

En nuestro país en cambio, preferimos la historia de buenos y malos, aunque no haya buenos; pero preferimos, prefieren, mantener su ceguera y dejar que les digan qué hay que pensar a hacerlo por sí mismos. Preferimos, prefieren, negar nuestra historia y cargarnos lo que no nos gusta, a aprender de ella. Preferimos, prefieren, reescribir los pasajes oscuros para algunos, en lugar de mostrarlos. Preferimos, prefieren, incluso ignorar que esto sigue ocurriendo anteponiendo una ideología, porque ya sabemos, algunos no matan, se defienden.

Sirva este día para recordarnos que somos capaces de lo mejor y de lo peor, y que negar la Historia sólo puede conducir a repetir la barbarie. Aprendamos, siempre, de ella. Nos enseña lo que somos, de dónde venimos, y nos ayuda a comprender el presente; pero también, lo que nunca jamás ha de volver a repetirse.

————–

*Creo que en algún lugar he leído que fue en 1939, si bien se comenzó a utilizar en 1940

La feminazización del maestro.

Posted on Actualizado enn

IMG_3951.JPG

En Madrid, en el Parque de Oeste, se encuentra la estatua de la foto. Bueno, la estatua ahora destrozada de la foto. esta estatua es un homenaje al maestro, sobre la que podéis leer aquí, por ejemplo.

No traigo el tema por la foto en sí, o por la estatua o lo que significa, de hecho, hasta el fin de semana, esta estatua significaba el odioso punto en el que paso de sufrir corriendo a agonizar corriendo (lo que hayáis hecho estas cuestas corriendo me entenderéis mejor), razón por la cual la odio con todas mis fuerzas, la identifico con mi propia debilidad, y la detesto.

Pero claro… la visión de las cosas cambia cuando algo que detestas aún más cambia la perspectiva, y me lleva a uno de mis temas favoritos, el feminazismo, la ideología de género, el igualitarismo mal entendido.

Y es que resulta que a algún/a/e/i/o (recuperamos viejas costumbres, eh?! que no se ofenda nadie!) le ha debido parecer fatal que ponga maestro, y no maestro y maestra. Porque, queridos y queridas, ¡qué falta de sensibilidad del que/ de la que hizo esto, que no pensó en las maestras!

Claro, que por no extenderme, lo que tiene gracia, es que un monumento dedicado al maestro acabe ultrajado por algo que un maestro no enseñaría nunca, que es la memez del género en la que los pedagogos progres, no maestros, enseñan ahora como lo más importante a la hora de hablar. Es un sinsentido, un absurdo total… terminaremos usando todas las vocales, agotando todas las posiblidades en número, género, etc. para acabar las palabras,  como si fuéramos imbéciles, no sea que se nos vaya a ofender alguien, porque claro, con los que no tienen claro si serán señores o señoras… cuál usamos… anda! que acabo de recordar lo del género neutro! me lo apunto para otro día.

La falta de criterio de todo y sobre todo es lo que nos lleva a este absurdo. A éste y a infinidad de ellos. Bueno, la falta de criterio, y el igualitarismo, el asfixiante, totalitario y discriminatorio igualitarismo.

Volveré con ello, los ismos me apasionan.

 

P.S. Por cierto, desde el domingo, me encanta la estatua y el homenaje al maestro, por llevar la contraria y como homenaje a mis maestros, que han sido muchos, y muchas, y muches, y muchis, y muchus.

Nos leemos!