Sin categoría

Cantidad sobre calidad 

Posted on Actualizado enn

Cualquier persona sensata que quiera aprender algo va siempre a las fuentes. Buscamos al que tiene conocimiento y en la medida de lo posible, experiencia.

Aunque evidentemente casos hay de todo tipo, si cuando tenemos una enfermedad buscamos el mejor médico –  o al menos que lo sea- o cuando queremos aprender buscamos el sitio que mejor nos pueda enseñar lo que queremos , por qué no hacemos eso mismo con todo.

No iríamos nunca a un cirujano sin título, por mucho que le guste la cirugía; ni aprenderíamos inglés con alguien que sólo hable francés, aunque le guste el inglés; no viajaríamos en avión con alguien que no sabe pilotar, aunque le gusten los aviones.

Si vemos esto tan evidente, por qué cuando queremos cambiar nuestro estilo de vida nos conformamos con cualquier cosa.

No me estoy refiriendo a cambiar las cortinas del salón, o a si queremos parecer modernos y nos volvemos hipsters, hablo de esta nueva  burbuja del healthy lifestyle. 

Ya sabemos que correr está de moda*, tanto, que hoy parece que hay que hacer maratones, ultras y vete a saber cuántas cosas más. Y correr, es fácil, o eso dicen. De hecho, tan fácil, que con sólo unos meses todos podemos dar consejos sobre cuándo y cómo entrenar,  qué comer, o qué zapatillas utilizar.

Qué necesitamos: sólo unos cientos de seguidores en una red social y hacerte muchas fotos. Si eres chica, en top -que se note lo bien que te queda, aunque no sea así- y si eres chico sin camiseta. Ah! Si eres chica, mejor corre con el pelo suelto, si eres una auténtica runner no se te enreda, ni sudas, eso es vulgar, lo que ocurre es que brillas.

Siguiendo con ello, fundamental que la foto/post/estado de Twitter o Facebook, vaya acompañada de algún mensaje, mientras más cursi mejor, y siempre con algún hagstag –ser posible en inglés-, que incluya palabras/expresiones que en muchas ocasiones justificarían la pena de cárcel para el que las escribe, pero que, por alguna extraña razón, mientras más cárcel merecen, más las adoptan.

 Y como correr es tan fácil, no te preocupes si malamente corres 10k o una media maratón, o si la terminas con el coche escoba, tú puedes. Te lo dirá alguien que lleva corriendo casi lo mismo que tú, y que tiene unas marcas que no abrirían ni el boletín de la junta de vecinos, pero que tiene un blog, o un ¡libro!. Sí, porque si hay algo tan fácil como correr es que te publiquen un libro. Siempre que cumplas las condiciones anteriores, eso sí, no necesariamente tienes que tener algo que aportar. Las editoriales te quieren y las marcas te darán ropa y zapatillas, te invitarán a eventos, aunque a los que verdaderamente tienen algo que contar tengan que pelear por marcas y campeonatos para alcanzar lo mismo.

El healty lifestyle tiene otra vertiente. Ya corres y vas al gimnasio, no por convicción, sino porque ellos, los fitboys and girls se hacen fotos en el gimnasio, no vas a ser tú menos, que ¡tú puedes!

Pero hay que avanzar, y empiezas a hacer Yoga, que también está de moda y es fundamental para correr, ¿quién no hace guerreros o saludos al sol cada día?!. Seguro que Usain Bolt los hace

Pero ¿qué es una vida sana si no prestamos atención a la alimentación?. No diferencio un hidrato complejo de otro que no lo es (no es que pida que sepan sobre enzimas), pero he visto en Instagram que hay que freír con aceite de coco, comer boniatos si voy a hacer cardio, y, regla de oro, hacer mugcakes de zanahoria, tortitas adornadas con fruta y poner semillas en las ensaladas. Esto último ya es nivel maestro, como comer quinoa**.

Y de todo esto, se aconseja.  Aunque no hayan pisado una clase de nutrición, ni nada  les acredita como entrenador, pero, eh! Que llevo mucho haciendo deporte y como bien, ¡voy a compartir mis conocimientos!, y hasta recomendar productos y pastillas.

El problema es que esta actividad tan fácil tiene repercusiones sobre tu salud. Pero nos da igual, porque alguien por cuya profesión no alcanza notoriedad ha visto que, cumpliendo ciertas condiciones, la alcanza gracias a su lifestyle. Y la fama es lo que importa, el trabajo bien hecho está sobrevalorado. Y nosotros lo aceptamos, apoyamos y promovemos.

Francamente, me parece estupendo que la gente consuma lo que le parezca,  pero el optar por lo fácil e inmediato, la falta de criterio para todo, el usar como criterio de elección la cantidad vs la calidad y el desprecio al aprendizaje y a los profesionales es lo que nos ha llevado a esto.

No es sólo un problema de este ámbito. Nos hemos acostumbrado al consumo de información fácil, rápida y ya bien digerida, a que nada nos suponga esfuerzo, a que todo esté tan a golpe de click, que cuando queremos conseguir algo buscamos lo mismo, despreciando el trabajo, el esfuerzo y la dedicación. En este caso, particularmente la de los que silenciosamente dedican su vida a ello y dejan que sea su trabajo y no su ruido social el que hable por ellos.

 

———–

* creo que parte de que no nos guste está precisamente  en ello, el gregarismo nos produce la reacción contraria.

** Confesión: como boniatos, uso semillas y aceite de coco y como quinoa. 

Anuncios

Hoy es 11 de marzo. Hoy es jueves

Posted on Actualizado enn

Memoria, Dignidad, Justicia

Gigantes (Ruth Lorenzo)

Posted on Actualizado enn

Vaya por delante que no sé quién es esta chica, pero en la emisora que escucho habitualmente lleva unos días sonando esta canción.

Las canciones que cuelgo tienen todas un significado para mí. Ésta, también

Hoy no es domingo, pero qué mas da ;-). Feliz martes!

Pérdida de perspectiva

Posted on Actualizado enn

No sé si recuerdan que hace unos años muchos nos escandalizamos por aquella idea de los derechos de los simios. Nuestra preocupación, que algunos expresamos, venía por una cierta desnaturalización de las cosas.

Que nadie entienda que rechazábamos “derechos” para los animales, unos u otros, pero sí nos parecía un absurdo que llegáramos a considerar los animales como personas, porque no lo son.
Que los animales tienen “derechos” por supuesto, pero derechos entre comillas. Quiero decir. Por supuesto que un perro tiene derecho a que yo lo trate bien, lo cuide, etc., pero un perro no es una persona, por mucho que nos empeñemos. Ni un perro, ni un gato, ni un rinoceronte. Son animales.

Y por qué me da por esto ahora, dirán algunos. Fundamentalmente por los perro friendly (puede poner usted el animal que desee).

El tema viene (además de porque últimamente es una conversación/discusión recurrente entre los que no entienden que un perro es un perro y los que sí lo entendemos) porque hace unos días pasé por una calle en la que había una valla de esas publicitarias reclamando los derechos de los perros. Derechos que incluían el jugar en los parques, bañarse en fuentes, aguas, lagos… , entrar en los restaurantes, etc. Vamos, “derechos” de lo más variopinto

Qué quieren que les diga. Pues no.

En esta sociedad absurda en la que nos movemos en la que no somos capaces de distinguir lo importante de lo que no lo es llegamos a esto. Respetar a los animales, por supuesto. Tratar a los animales como personas, no, no, y una vez más no. Y no por nada, sino porque no lo son.

Yo puedo creer que mi ficus* me habla, llora conmigo cuando estoy triste, y se alegra de verme cuando entro en casa, pero no lo hace. Y yo podría querer que mi ficus me acompañara al trabajo, a mis hijos a la guardería y entrara con ellos a saludar a la profesora, o se bañara con ellos en la playa, pero el ficus no hace eso. Pero es que además, puede que, mi ficus no sea tan “amigable” para todo el mundo, y que a alguien le de miedo, otro tenga alergia, a otro sencillamente no le guste o… no tenga por qué aguantarlo y eso yo también tengo que respetarlo.
Porque un ficus es un ficus, y no es igual que usted querido lector.

Y esto que yo tengo tan claro los fanáticos (porque es lo que son, y lo siento si alguien se siente ofendido) de los animales no lo tienen. Y como su fanatismo pesa siempre más que el sentido común yo tengo que aguantar que el perrito entre en el restaurante o vaya a comprar libros al lado del dueño, me olisquee por la calle, corra alrededor mío en el parque, entre conmigo en el ascensor o se bañe en la misma playa que yo.

Esto, en definitiva, no es sino una muestra más de nuestra falta de criterio para distinguir las cosas. De nuestro absurdo intento de equiparación de “realidades” que no son equiparables. De nuestro afán por el igualitarismo hasta la asfixia. De nuestro afán por constituir sociedades sin identidad, no sea que alguien se vaya a molestar. De ese absurdo de lo políticamente correcto.

Esta mañana leí en algún lado que lo políticamente incorrecto es marxismo cultural. Creo que es una reflexión acertada.

 

_____________

* Lo del ficus es sólo porque me parece más divertido. Señores de PACMA y similares, no me demanden por esto, o sí, qué más da, voy a seguir diciendo que un animal no es igual que yo por mucho que ustedes se empeñen.

2015: año de cambios

Posted on

Sí, así se va a presentar el año. Y no, no nos gustan los cambios, de hecho solemos preferir que se produzcan “de repente, casi sin esperarlos”, pero este año no será así. A pesar de todo, y de que sabemos que quizás vaya a ser difícil, lo afrontamos con muchas ganas.

Parte de eso lo da que este año que hoy despedimos haya sido razonablemente bueno, y digo razonablemente porque hubo una gran pérdida que hace que no sea un año redondo.

Estas cosas son ley de vida, también.

Pero lo que no podemos obviar es que enlazamos casi tres años buenos, y eso es para dar las gracias y no para quejarnos de las incertidumbres.

De este 2014 nos vamos quedar, por supuesto, con este espacio. Ya contábamos en octubre que era una idea que nos rondaba desde que silenciamos DR, y, por fin, decidimos darle forma. Este año nuevo tendremos que trabajarlo, a ver a dónde llegamos y en qué lo convertimos. Los que tenéis blog ya sabéis en que suele ir cambiando con vosotros.

Pero también con algo que quizás es mucho más importante, todos los que de una forma u otra habéis formado parte de nuestro año. Ha sido un año que en lo personal nos ha permitido conocer a gente extraordinaria, mucha, con los que queremos compartir también el nuevo año.

A todos, que despidáis bien el 2014 y recibáis bien el 2015. Tenemos todo un año por delante para llenarlo con todo aquello que nos haga disfrutar.

Feliz 2015 a todos.

The wall (Pink Floyd)

Posted on Actualizado enn

Vaya como homenaje por los 35 años que cumple hoy. Un “must” sin duda.

Dejo este video, quizás de todos los que hay es el que más me ha gustado siempre

Sin palabras

Posted on Actualizado enn

Disfrutad.

IMG_4059.JPG

Extracto de la columna del Presidente del Gobierno, publicado hoy en La Razón, pág 5

P.S. Vaya por delante que con la idea de que el problema no es una nueva ley, estamos de acuerdo.
Prometo recuperar a Bastiat en el siguiente post