Cambios y oportunidades

Posted on Actualizado enn

Los cambios, en un sentido genérico, siempre tienen una cosa buena, sirven para limpiar, ordenar, replantear y reconfigurar. Piensen si no en una mudanza, o en lo que suponen las crisis.

Ningún proceso de cambio es fácil. No lo es si es deseado, y menos aún si no lo es. Un cambio tiene una parte importante de ruptura con lo anterior, con la comodidad que nos da el control -o el aparente control- de la situación, lo que no siempre es fácil de gestionar.

Los cambios también suelen poner de manifiesto las debilidades del sistema que tan sólido creíamos, de los pilares sobre los que creíamos que se asentaban las estructuras, de las razones que incluso, en ocasiones, nos llevaban a actuar de una u otra forma.

En el caos más o menos controlado que suponen estos procesos subyacen también nuevas oportunidades, nuevos caminos, nuevos planteamientos. Verlos es, en ocasiones, muy complicado. Unas veces ciega el miedo, otras la desconfianza, y otras sencillamente, es cuestión de ceguera.

Pero en estos momentos, cuando tienes suerte, surgen también nuevos actores que, aún sin ellos ser muy conscientes, no son sólo parte del cambio, o de un cambio, sino que aparecen en el momento justo del mismo para dar luz a lo que no veías y hacerte ver lo que no encontrabas. Para, sin saberlo, guiarte al principio del nuevo camino que emprendes, en el que permanecerán o no, pero al que sin duda pertenecen.

2015 era un año de cambios, que aún no sabemos a dónde nos va a conducir, pero nada avanza sin cambiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s